que hacer cuando se muere la mascota de tu hijo

  • La sinceridad es la mejor política en el momento en que se enseña la desaparición de una mascota a su hijo, pero utilice un lenguaje correspondiente para la edad de su hijo.
  • Honore la memoria de su mascota al llevar a cabo un álbum de recuerdos o a través de un servicio funerario conmemorativo.
  • Hable con el médico veterinario sobre la obtención de las cenizas de su mascota y enterrarlas.
  • Pregunte a su médico veterinario sobre los monumentos que él o ella logren sugerir, como realizar una impresión de la pata como un recuerdo para su hijo.
  • Para contribuir a su hijo enfoque su atención a recuerdos contentos, distribuyendo historias amenas sobre su mascota y enmarque una fotografía de su hijo con su mascota.

¿De qué manera contribuir a tu hijo en el momento en que muere su mascota?

Por Beatriz Martínez. Psiquiatra en Psikids El Viso.

Para bastantes pequeños la primera experiencia real de una pérdida es la desaparición de la mascota. En el momento en que esto sucede, los pequeños precisan consuelo, respaldo y que se les da cariño en lugar de caer al ofrecer explicaciones complejas.

¿De qué manera explico a mi hijo la pérdida de su mascota?

Nuestro instinto asegurador nos comunica que debemos eludir el padecimiento de nuestros hijos sea como sea, separarlo e inclusive silenciar lo que pudiese hacerle daño, pero la verdad es que no es lo preciso .

Los pequeños cualquier día medrarán y no en todos los casos vamos a poder estar allí para resguardarles del mal, de una pérdida o de una muerte; de ahí que es requisito prepararlos para los instantes bien difíciles.

Lee con tu hijo para asistirle a sobrepasar la desaparición de su mascota

Existen muchos cuentos infantiles que abordan la desaparición de un familiar o una mascota, como “En tu corazón” de Sumara Marletta Guimbra. Tómate el tiempo de leer alguna narración acerca de el desafío con tu pequeño y charla sobre esto.

A ciertos pequeños les cuesta probar el mal que sienten. Conviértete en su catalizador, permitiéndote probar que la pérdida te afectó. Enseña a tu hijo que estar triste está bien, que es habitual y que extrañar a un individuo cercano no posee nada malo.

Tranquilidad para hacer llegar que su mascota está muerto

El desarrollo de desafío por el que pasamos los mayores es diferente que el de los pequeños. El mal de los pequeños tiende a ser mucho más oscilante. O sea, no acostumbran a buscar la soledad o plañir por varias horas o días por la mascota. Acostumbran a estar tristes un tiempo, después ponerse a divertirse, después regresar a plañir o nuevamente a estar triste.

De ahí que, para eludir sobresaltos de sobra, es recomendable transmitirles la novedad de que su mascota está muerto de manera calmada y apacible. Si quiere que el niño comprenda la pérdida, abordarlo en el momento en que estés totalmente ebrio por la emoción puede ser contraproducente.

Deja un comentario