mi perro no es mi mascota es mi familia

Cada vez es mucho más seguido charlar del tema del Divorcio en nuestras asambleas familiares, en asambleas sociales con nuestros amigos o en asambleas con compañeros de trabajo, en tanto que la inclinación de hoy es que los cónyuges vivan juntos por espacios cortos, o sea mucho más simple que ellos tomen la resolución de divorciarse, y sea ese hecho más habitual de lo que pensamos; quizás en nuestro círculo familiar no existe alguna pareja que se haya divorciado.

El divorcio no es juego, no es un tema fácil, por contra, es muy difícil, lamentable en ciertos casos, tiene muchas secuelas que tienen la posibilidad de marcar y saber tu futura vida personal, profesional y familiar, de ahí que es conveniente tomar en consideración TRES temas concretos, antes de decidirnos por embarcarnos en este largo sendero de la separación y posterior divorcio, debemos valorar y ponernos según lo siguiente: a. La repartición y posterior liquidación de los recursos muebles y también inmuebles conyugales si los hubiere,b. Detallar una pensión de alimentos si hubiese hijos menores o hijos mayores aprendiendo exitosamente estudios superiores; yc. Saber la tenencia y régimen de visitas de estos hijos. Pero hay un CUARTO tema que es primordial y a veces poco hablado en el transcurso de un Divorcio, LA MASCOTA, nuestro animal de compañía. Estos animales nos acompañan a nuestra vida diaria, con lo que no son premeditados al trabajo ni son sacrificados a fin de que se transformen en alimento. Los perros y gatos son los animales familiares más especial, seguidos de ciertos roedores y pájaros, la existencia de una mascota en el hogar puede progresar la calidad de vida y ayudar a prosperar la salud física y mental de la familia.

Aprecio y educación

Estimar incondicionalmente alguien –sea humano o animal- supone asimismo una secuencia de responsabilidades. De ahí que, es esencial que, a quien integramos como integrante no humano de la familia:

  • Lo intentamos con cuenta.
  • Respetamos su naturaleza.
  • Le enseñanmos y ponemos límites.
  • Encaramos sus fallos y pésimos hábitos sin castigos y también procuramos evaluarlos con paciencia y amor.

Solicitud la disponibilidad de tus familiares y amigos

La primera opción para procurar buscar un nuevo ubicación para tu animal de compañía es la de hacer llegar la novedad a tu ambiente mucho más próximo: familiares y amigos. Procura entender si alguien de tu círculo está presto a acoger al animal en su historia, garantizando de esta forma el confort del perro.

El mayor beneficio que tiene dejar a tu perro en la vivienda del alguien próximo es que probablemente ahora haya una relación anterior entre el animal y el nuevo dueño. Además de esto, esta alternativa deja que el previo dueño logre regresar a conocer al perro en el momento en que quiera.

Nos resguardan como dé sitio

Su instinto animal les hace ser efectivos frente cualquier amenaza o ataque que padezca cualquier integrante de la familia. Si bien sus nudos tienden a ser mucho más fuertes con entre los pertenecientes, la protección es integral. Da igual lo que logre suceder, un perro va a hacer hasta lo irrealizable a fin de que no ocurra nada contra el núcleo familiar.

El perro llega a tener escenarios participativos en una familia al nivel de ser considerado un hijo o hija. Esto, debido al amor incondicional que los humanos dan a sus perros chiquitos y al reves. Recientemente la familia clásico logró calar el nuevo servicio popular. Se les conoce como familias interespecies, donde una mascota forma parte activa del hogar. Desde tener una habitación hasta un plato en la mesa. (2)

Deja un comentario