en el viaje astral nos encontramos con nuestras mascotas fallecidas

Bastante gente se preguntan qué sucede en el momento en que los animales mueren. Podríamos contestar a esta pregunta sencillamente aseverando que los animales son espíritus, puesto que todos y cada uno de los seres vivos son entidades espirituales. Nacen, viven, mueren y vuelven nuevamente a otros cuerpos terrenales. Su espíritu experimenta exactamente el mismo género de desarrollo espiritual que los humanos. Ciertos especialistas en el tema afirman que los animales forman parte a eso que se conoce como ánimas grupales. No experimentan lo que se conoce como la vieja sabiduría llamada “individualización”; esto es, un solo espíritu/alma en un cuerpo. Ellos tienden a viajar como un alma superior en conjunto y encarnando, de manera conjunta, varios cuerpos de animales distintas.

¿De qué forma es la desaparición misma?

Vita, con leucemia viral felina, 2 tumores y vih felino me había pedido que le esperara hasta una fecha concreta para llevar a cabo la eutanasia, cerca de la luna llena. Ella tenía un carácter fuerte y definido, liderazgo, sabiduría y mucha determinación.

animal

Esta fecha de su partida ocurrió tras una semana que había dejado de comer y 3 días una vez que dejó de tomar agua.

¿DÓNDE VAN LOS ANIMALES CUANDO MUEREN?

De la única religión que conozco en primera persona es la Iglesia Católica Romana y Apostólica de ahí que es de la única que puedo redactar con conocimiento de causa lo que esta afirma de los animales. Hay divergencia en sus pareceres, al paso que el ámbito mucho más conservador defienden que el Hombre es el único con alma y el único que va a vivir con Dios, el presente Papa Francisco ha asegurado que volveremos a conocer a nuestros animales en el paraíso , puesto que los animales van al cielo, en tanto que está abierto a todas y cada una de las criaturas, un pensamiento que debieron comunicar 2 patrones de los animales como son San Francisco de Agarráis y San Antonio.

El tema del alma de los animales debería proponer un problema ética para los fieles que comen animales, como tienen la posibilidad de ejercer esta crueldad frente seres comparables a nosotros los humanos. Este año se desafió al Papa a proseguir una dieta vegana a lo largo de la Cuaresma en lugar de un millón de dólares estadounidenses para causas beneficiosas, hasta donde yo sé que hubo un silencio por la parte de la Iglesia. Invito a la reflexión. De nuevo, el clero mucho más ultra que habita en el Vaticano vive a espaldas de sus leales, solo ocupado con sus conspiraciones de poder. No hay duda de que prosiguen a pies juntillas la Biblia donde se apunta que los animales están para empleo del hombre.

Deja un comentario