el cómo y el porqué de mi mascota jerbos

¿Te imaginas tener un jerbo como mascota? ¿Has oído charlar de esto? ¿Sabrías clasificarlo o al menos aproximarte a qué género de clase animal puede ser? Te lo presentaremos pues es positivo que te familiarices con él, no vaya a ser que un día lleguen los mucho más pequeños de la vivienda y comenten que desean adoptar uno. En el momento en que lo sepas, no lograras resistirte a tener uno en el hogar.

Este pequeño animal, simpático y ágil, es un familiar de las ratas y los ratones. Inicialmente, en independencia, son de Mongolia, donde se mueven como pez en el agua en región semidesérticas. Desde su hábitat frecuente, pasó a convivir con científicos en varios centros de investigación dada su enorme sabiduría, pero próximamente dio el salto a la vida en cautividad en hogares familiares.

Peculiaridades del jerbo 

El jerbo un roedor afín al hámster de tamaño medio, que acostumbra pesar entre 50-cien gramos, con una cola extendida y peludita que acaba con apariencia de pincel. Los colores tienden a ser múltiples: cobrizo, dorado, naranja, negro, etcétera.

Verdaderamente se le considera muy fuerte a la naturaleza y es con la capacidad de vivir en tiempos extremos como el desierto. No obstante, el jerbo tristemente no es un animal muy longevo, puesto que su promesa de vida ronda los 3-4 años, llegando a 5 en ciertos casos concretos.

Consejos de higiene para jerbos

Una publicación compartida de Criadero De Jerbillos (@jerbillosbogota) el enero 9, 2018 at diez:09 mascota, ¡prepara su hogar!

Tu jerbo precisará una jaula donde vivir. Deberá ser de dimensiones suficientes a fin de que se mueva con sencillez y sin angustias, ¡ten en cuenta que va a pasar la mayoría del tiempo! Debes procurar que esté cómodo.

Accionar y carácter de los jerbos

Los jerbos son animales cautivadores, muy curiosos, sociables y cariñosos. En la naturaleza acostumbran a vivir en conjuntos, con lo que les agrada tener contacto con otros integrantes de su clase. Si adoptas múltiples jerbos (lo aconsejable) comprobarás lo divertido que es ver de qué forma juegan entre ellos, se acicalan y duermen hacinados unos sobre otros.

Estos roedores tienen la posibilidad de estar activos tanto de día como a la noche, puesto que acostumbran a cambiar periodos de sueño y víspera. En el momento en que están lúcidos detallan una enorme energía y simplemente no paran quietos: brincan de aquí para allí, curiosean, se acicalan, juegan, roen…

Deja un comentario