el como y el porque de mi mascota hamster

Siempre y cuando charlemos de de qué manera domesticar a un animal, siempre y cuando sea un mamífero del estilo del conejo, por poner un ejemplo, hablamos primeramente a la relevancia que se amolden a su nuevo hábitat antes no de haber intentado cualquier aproximación a ellos en clave de entrenamiento. Es lo que pasa asimismo con especies como el hámster, otra de esas mascotas tímidas y asustadizas que precisa un periodo de adaptación tanto al nuevo hábitat como a los dueños, con los que debe desarrollar un vínculo a fin de que la domesticación sea provechosa.

Esto no es esencial únicamente desde la perspectiva del animal y su salud, que lo agradecerá de enorme manera, sino más bien asimismo de la gente que lo han adoptado, en tanto que cuanto mejor conozcan su hámster, mucho más simple resultará el desarrollo por el que se puede instruir a la mascota ciertas conductos. Es a lo largo de la etapa de contacto el instante para ganarse su seguridad, lo que puedes efectuar, por servirnos de un ejemplo, con algún obsequio con apariencia de gominola o algún otro aspecto afín mientras que charlas con él. La intención, procedas como procedas, es que tu mascota te asocie con conceptos positivos y se ponga de tu lado.

De qué manera proteger un hámster: la jaula y sus complementos

Escoge una jaula gran a fin de que tu roedor se sienta lo mucho más a gusto viable y logre correr dentro. Como siempre y en todo momento, cuanto mayor, mejor; de esta forma evitarás que se estrese y logre padecer ansiedad. Además de esto, deberás prestar atención a los barrotes, puesto que tienen que tener poca separación entre ellos a fin de que el animal no logre huír o hacerse daño. Las jaulas de múltiples pisos son idóneas pues le dan un espacio mayor arriba que les deja subir, bajar y saltar para entretenerse y llevar a cabo ejercicio.

Aparte de la decisión de la jaula, el sitio donde la coloquios asimismo es primordial para la seguridad y la salud del hámster. Observa que no lleve a cabo bastante calor ni lleguen corriendo de aire. Tampoco debe ofrecerle la luz del sol directa. Intente que sea una región de la vivienda sosegada, sin bastante movimiento o ruidos.

Cama y limpieza

¿Va a ser realmente difícil sostener la jaula del hámster limpia? En lo más mínimo. Lo destacado para cuidarlo es que uses camas biológicas, como la cama vegetal o la viruta, que levantan poco polvo. La paja, por contra, acostumbra tener una alta concentración de pesticidas, que son muy pésimos para ellos.

Debes ser riguroso con la rutina de limpieza que debería radicar en realizar una ojeada cada día al comedero y al bebedero. Cada un par de días hay que mudar la base vegetal y, al final, limpia una vez a la semana toda la jaula, frota bien los barrotes con un estropajo empapado en agua ardiente y jabón neutro.

Qué realizar si murió mi hámster

Pese a todos estos cuidados, en algún instante se generará la desaparición del hámster. Si hay pequeños en el hogar, es un instante vital para contarles un hecho trascendental como es la pérdida de la vida, siempre y en todo momento de manera amoldada a su edad. En dependencia de la intensidad de la conexión que hayan tenido con el pequeño roedor, el luto les afectará aproximadamente.

El entierro en el hogar, si se tiene un jardín, o la cremación, son ámbas elecciones en el momento en que muere un hámster. Ciertas familias eligen sostenerlo cerca y escogen la primera opción. ¿De qué forma sepultar un hámster? El cuerpo se puede envolver de forma delicada en un paño y después ponerlo en una caja de cartón o de madera. Jamás es requisito escoger un envase de plástico. Hay que sepultar lo mucho más profundo viable, y después poner encima una cubierta de piedras, y si se desea una planta florecida o un árbol frutal.

¿De qué forma seleccionar una jaula para hámster?

Escoger una jaula para hámsters es un paso fundamental que no debemos tomar a la rápida. En dependencia de la raza que va a vivir, hay que decantarse por una con barrotes aproximadamente enormes. Asegúrese de que el animal tenga espacio para desplazarse y ejercitarse, –los tamaños aconsejables son 80 cm x 50 cm x 70 cm– y si tienen 2 pisos, mejor que uno. Eso sí, todos han de estar bien pertrechados y amoldados a nuestra mascota.

Es esencial comprender que estos roedores son animales solitarios, con lo que si tu iniciativa es tener mucho más de un hámster, lo aconsejable es que vivan en jaulas separadas.

Deja un comentario