como superar la culpa por la muerte de una mascota

El desafío es el desarrollo psicológico que se genera desde la pérdida por la desaparición de un individuo cercano, es una experiencia universal, única y dolorosa. La pérdida lleva a la necesidad de amoldarse a una exclusiva situación, una situación donde por el momento no existe ese individuo cercano. Sabiendo esta definición de luto, no llama la atención que los dueños de mascotas atraviesen ese desarrollo en el momento en que su querida mascota muere.

Las mascotas cada vez están mucho más incorporadas en las familias, se les considera un integrante mucho más. Exactamente la misma algún otro integrante, ellas tienen su papel y función. Necesitan la compromiso que las cuidamos de manera correcta ahora cambio nos presentan su amor y compañía incondicional. Todo esto causa que cada vez estemos mucho más unidos, lo que asimismo quiere decir que su pérdida genera un vacío importante en sus humanos.

Las 4 fases en frente de la pérdida

Bastante gente no lo comprenderán, pero quien haya pasado por esta situación sabe lo duro que es perder a tu mascota. Si que es cierto que cada individuo padece de una manera y encara el desafío de forma diferente, no obstante, hay 4 conmuevas:

  • La negación. No admites que tu mascota se fué. Por el momento no va a haber paseos, ni cepillados, ni instantes entretenidos en el momento de comer. No volverás a sentir tu amor. Además de esto, puedes llegar a meditar que tener otra novedosa mascota sería una especide de infidelidad o traición a tu mascota fallecida.
  • La culpa. Te sientes culpable y responsable de la situación. Es un sentimiento injustificado que solo hace un desafío de adentro más difícil. No tienes la culpa de que, por servirnos de un ejemplo, tu mascota haya tenido una patología que no pudo sobrepasar. Asimismo puedes culparte por no haber vivido mucho más tiempo con ella en el momento en que vivía.
  • El enfado. Otro sentimiento injustificado es el enfado con su veterinario, puesto que no pudo salvarle o contigo por el hecho de que tu mascota ha enfermado en el momento en que le has dado los más destacados cuidados siempre y en todo momento.
  • La tristeza. Es una emoción que tienes que asumir cuanto antes a fin de que no te concluya consumiendo.

Lo que importa es lo que sientes, no lo que te comenten el resto

Frente la desaparición de un animal, o un animal de compañía, semeja que el desafío no está tan ratificado (y se invisibiliza en buena medida, tal y como si no tuviésemos tanto “derecho” a plañir la pérdida de nuestro animal) como sí lo están otro género de duelos.

Quizá recibas por este motivo comentarios que invaliden tus conmuevas, como “no hay por consiguiente”, “solo era un perro”, etcétera. Son comentarios que no asisten nada, que duelen y que hacen que las conmuevas de valencia negativa sean aún mucho más hegemónicas en nuestro estado sensible. Ten en cuenta que tienes derecho a sentirte de qué forma te sientes.

Sentimiento de culpa

Otra de las adversidades que podemos encontrar frente a la pérdida de un amigo peludo es que frecuentemente se acompaña con el sentimiento de culpa. Como somos nosotros los causantes del animal, lo que le pase a este es nuestra compromiso; y, por consiguiente, hay una relación de dependencia. Unido a esto, frecuentemente la desaparición se genera por eutanasia. Hay que tomar la triste y muy, muy dura resolución de reposar a nuestro amigo. Este suceso complica aún mucho más la situación y agudiza el sentimiento de culpa.

En ocasiones, se puede observar como una forma de dejar en libertad al animal de su padecimiento, pero en otras puede realizar sentir a la persona como la causa y el artífice de la desaparición. Se puede sentir que se le ha traicionado, que se le ha fallado; y esa culpa nos puede acompañar a lo largo de bastante tiempo.

¿Qué debo aguardar oír?

Distintas personas experimentan el desafío en formas distintas. Aparte de la tristeza y del sentimiento de pérdida, posiblemente experimentes ciertas siguientes conmuevas:

  • La Culpa, puede pasar si te sientes responsable por la desaparición de tu mascota. El síndrome de .si solo podría haber sido mucho más cuidadoso… Carece de sentido y es de forma frecuente un fallo cargar con la culpa del incidente o patología que tomó la vida de tu mascota. Solo provoca que tu luto sea mucho más bien difícil de solucionar.
  • La Negación provoca que sea bien difícil admitir que tu mascota verdaderamente se fué. Es bien difícil imaginar que tu mascota por el momento no te va a recibir en el momento en que llegues a casa, o que no debas servirle las comidas. Ciertos dueños de mascotas llevan esto al radical de sentir que su mascota prosigue viva y tolerando en algún ubicación. Para otros es realmente difícil hacerse de una mascota novedosa por temor a no ser leal con su mascota previo.
  • El Enfado puede estar dirigido a la patología que mató a tu mascota, al conductor que conducía a exceso de agilidad, al veterinario que falló al no socorrer su historia. En ocasiones es justificado, pero en el momento en que se transporta al radical, te distrae de la labor esencial, que es solucionar tu desafío.
  • La Depresión, es una consecuencia natural del desafío, que puede dejarte sin fuerzas para combatir tus sentimientos. La depresión extrema te desposee de tu motivación y energía, realizando que te refugies en tu tristeza.

Deja un comentario