como preparar a tu mascota para la llegada del bebe

Si deseas que la llegada del bebé tenga el menor encontronazo a tu perro y se logre amoldar a la convivencia con sencillez, precisas centrarte en estos 4 causantes:

Su relación es lo más esencial . En este momento mucho más que jamás es necesario editar lo que haces para hacer mas fuerte la seguridad y la seguridad de tu perro en ti, enfocándote a hallar un vínculo de apego seguro, que es aquel en el que se incentiva en la autonomía y la protección.

Organiza los horarios del perro

No es aconsejable cambiar bastante la rutina de nuestro perro por norma general.

Él proseguirá necesitando sus paseos y sus horas de juego, de comida y de reposar.

Enseñar al niño

En el momento en que llegan del hospital, la primera cosa que tienen que realizar es saludar a la mascota tal y como si nada hubiese cambiado. Después, de forma progresiva y para eludir que ninguna se asuste, deberán presentarlo al bebé. Acércalo de a poco y deja que lo huela. Esto no va a ser malo para el niño (del mismo modo puede preguntar con el médico).

La llegada del “hermano humano” no es explicación a fin de que el perro realice lo que desee. Si no deseas que entre en la habitación del bebé en el momento en que duerme o no deseas que lleve a cabo estruendos o ladrón, deberás ser realmente estable a tus órdenes. Ten en cuenta que si hasta la actualidad el animal cumplía, en este momento asimismo debería llevarlo a cabo. Trata de no confundirle con tus desafíos o chillidos, sino más bien el pobre va a pensar que le está rechazando de la manada (familia) por la aparición de un nuevo integrante.

El horario de sueño, de recorrido y comidas

Hasta la actualidad quizás tu perro era el rey de la vivienda, si no había pequeños. Pero con la llegada del niño, su horario se alterará. Toma papel y lapiceros, anota el nuevo horario fijo y verifica qué hábitos horarios afectarán a tu mascota.

Es esencial que cuentes que alguien saque a pasear al perro, a fin de que no vea mermadas sus salidas. De este modo evitarás que el cierre en el hogar lo ponga inquieto o se altere.

Corrobora todas y cada una de las relaciones

No tienes que dejar jamás a tu bebé o niño pequeño sin supervisión con una mascota, con independencia de su temperamento, puesto que varias cosas tienen la posibilidad de salir mal. Tu nuevo bebé e inclusive tu mascota podrían hacerse daño.

Conque corrobora cada interacción. Debes intervenir en el momento en que sea preciso y ofrecer espacio a tu gato o perro. La convivencia obligada puede ser amenazante, ocasionando rasguños y mordeduras. Los expertos proponen sostener a tu perro con una correa corta, por lo menos a lo largo de unos días, mientras que se familiariza por vez primera con el nuevo bebé.

Deja un comentario