como llevar el duelo de una perdida de una mascota

Los animales llegan a nuestra vida para diferenciarse con su amor incondicional; son tan nobles que de a poco se marchan ganando un lugar particular en nuestros corazones, y pasan de ser sencillos mascotas a ser parte de nuestra familia.

Así sea por edad avanzada, alguna patología o incidente, llega el día que nos toca despedir a nuestros peluditos, y es bien difícil, especialmente cuando los vimos medrar hasta llegar a su etapa adulta, distribuyendo instantes lindos, tristes, alegres, entretenidos, de angustia, que de súbito se transforman solo en recuerdos.

Qué realizar con las cosas de una mascota

Es positivo tener recuerdos de la mascota. No es necesario almacenar sus literas, sus juguetes, los comederos… pero quizás sí que tenemos la posibilidad de enmarcar una fotografía o quedarnos con su chapa identificativa como recuerdo. Otra alternativa es ofrecer esos elementos del día a día a algún cobijo de animales a fin de que otros logren favorecerse de estas cosas y de esta manera asimismo se siente alguna herramienta en la desaparición.

Resulta conveniente rememorar que es habitual sentirse triste y perjudicado por la desaparición de un animal, que no es requisito abochornarse y que de forma frecuente es la primera muerte a la que se encara un niño pequeño y es una ocasión única para explicarle esos conceptos que son indispensables para comprender la desaparición en sus dimensiones.

¿De qué manera sobrepasar la desaparición de tu perro?

La desaparición de tu compañero es un instante realmente difícil y difícil. Es frecuente presenciar conmuevas como mal y tristeza y sentir que has perdido una sección fundamental de ti.

Lamentablemente, no hay una fórmula mágica para calmar estos instantes tan lacerantes, pero existen algunas cosas que puedes realizar para aguantar algo mejor la pérdida. Ciertas son:

¿Qué es el desafío para mascotas?

Hace algunas semanas, ofrecemos una publicación del blog para charlar sobre el desafío, debido más que nada a la indecisión y mal que ha causado el cóvido-19 en el panorama de hoy. Allí pudimos charlar de de qué manera enfrentar la pérdida en la distancia; administrar de alguna manera el hecho de no poder despedirnos del individuo cercano; y, grosso modo, mostrar qué es precisamente el desarrollo del desafío.

La pérdida de un familiar, un amigo o un individuo cercano es una experiencia verdaderamente dolorosa para el hombre. Hoy día, hay multitud de estudios que prueban el encontronazo que tiene el desafío en la gente. Pero, ¿qué sucede en el momento en que debemos despedirnos de nuestra mascota?

Lo que importa es lo que sientes, no lo que te comenten el resto

Frente la desaparición de un animal, o un animal de compañía, semeja que el desafío no está tan ratificado ( y se invisibiliza en parte importante, tal y como si no tuviésemos tanto “derecho” a plañir la pérdida de nuestro animal) como sí lo están otro género de duelos.

Quizá recibas por este motivo comentarios que invaliden tus conmuevas, como “no hay por consiguiente”, “solo era un perro”, etcétera. Son comentarios que no asisten nada, que duelen y que hacen que las conmuevas de valencia negativa sean aún mucho más hegemónicas en nuestro estado sensible. Ten en cuenta que tienes derecho a sentirte de qué forma te sientes.

Deja un comentario