como ayudar a un niño cuando muere su mascota

Si bien una mascota no es un individuo, nos semeja esencial dedicarle unas líneas, en tanto que habitualmente, esta va a ser la primera ocasión para un adulto de charlar a los pequeños de la desaparición. Además de esto, la pérdida de una mascota puede ser útil de explicación para ingresar el tema de la desaparición desde la naturalidad, que es la manera más óptima de llevar a cabo las cosas.

Puede suceder que esta experiencia provoque que los pequeños abran un profundo enfrentamiento sobre la desaparición. Como siempre y en todo momento, responderemos lo que sepamos con cariño y elegancia, y les afirmaremos lo que no sepamos. Tenemos la posibilidad de solicitarle al veterinario que nos asista a argumentar a nuestros hijos sus métodos y empujarlos de esta forma a normalizar este tema tan discutido.

El link humano-animal

El link humano-animal se reconoce poco a poco más como una relación única y vigorosa. Este vínculo da un preciso confort y compañía a nuestra agitada vida, ¡aun progresando nuestro estado anímico y nuestra presión arterial! En el momento en que nuestros estimados animales mueren o son sacrificados, es esencial admitir nuestros sentimientos de luto y expresarlos. Las familias tienen de manera frecuente una mascota por un número de años, con lo que los pequeños medran con la mascota como una parte de la familia. Lamentablemente, los perros y gatos acostumbran a vivir solo el diez a 15 años y animales mucho más pequeños acostumbran a vivir aún menos, con lo que un niño puede perder ciertos animales antes de llegar a la edad avanzada. Reconociendo la relevancia de la mascota en la vida de su hijo y hacerlo para la pérdida son puntos vitales para contribuir a su hijo a lidiar con el mal.

Los pequeños tienden a ser muy apegados a la mascota de la familia, con lo que su pérdida puede ser realmente traumática para un niño. La sinceridad es la mejor política en el momento en que se enseña la desaparición de una mascota al hijo, pero es requisito emplear lenguaje correspondiente para la edad del hijo. Su hijo desea comprender qué ocurrió, conque utilice términos sencillos, no obstante, no digo que la mascota «fue puesto a reposar», puesto que su hijo puede hacer temor a reposar. Su niño precisa tiempo para afligirse y puede querer honrar su memoria realizando un álbum de fotografías y memorias o tener un servicio funerario conmemorativo a la mascota. Hable con su médico veterinario sobre la obtención de las cenizas de su mascota y entierre (si el concejo lo deja). Pregunte sobre otros mementos que su médico veterinario puede prestar, de qué forma ofrecer una impresión de la pata de la mascota a fin de que sea un recuerdo que su niño logre atesorar. Para contribuir a que su hijo se centre en los recuerdos contentos, comparta historias amenas sobre su mascota y enmarque una fotografía del niño con su mascota.

¿De qué manera contribuir a tu hijo en el momento en que muere su mascota?

Por Beatriz Martínez. Psiquiatra en Psikids El Viso.

Para bastantes pequeños la primera experiencia real de una pérdida es la desaparición de la mascota. En el momento en que esto sucede, los pequeños precisan consuelo, respaldo y que se les proporciona cariño en lugar de caer al ofrecer explicaciones complejas.

¿De qué forma explico a mi hijo la pérdida de su mascota?

Nuestro instinto asegurador nos comunica que debemos eludir el padecimiento de nuestros hijos sea como sea, distanciarlo e inclusive silenciar lo que pudiese hacerle daño, pero la verdad es que no es lo preciso .

Los pequeños cualquier día medrarán y no en todos los casos vamos a poder estar allí para resguardarles del mal, de una pérdida o de una muerte; de ahí que es requisito prepararlos para los instantes bien difíciles.

Entiende el cariño de tu hijo hacia su mascota

La mascota es un integrante mucho más de la familia, en especial para los mucho más pequeños.

El paso inicial para contribuir a tu hijo en el desarrollo es procurar comprender lo que vive. Quizás tú derrames a la mascota del hogar solo como eso: un animal de compañía. No obstante, para la enorme mayoría de los pequeños una mascota es considerablemente más: es un mejor amigo e inclusive un hermano.

Deja un comentario