carta de la mascota de la clase a los niños

Has llorado bastante. Lo sé. Lloraste hace múltiples semanas, en el momento en que viste que las fuerzas comenzaban a fallarle. “Es que Troya está muy mayor y próximamente se morirá”, me afirmaste en el momento en que te pregunté qué pasaba. Ahora tienes nueve años y no deseé mentirte. No digo que no haya patrañas que logren consolar, pero tiende a ser mejor afrontar la verdad, plañir y reunir nuevamente fuerzas para continuar caminando. «Es cierto, pero por ahora está aquí con nosotros, disfrútala y no lo supongas bastante».

Hace 2 objetivos de semanas, en el momento en que decidió que su cuerpo ahora se encontraba bastante gastado, que deseaba ofrecer por terminada su crónica con nosotros y dejó de comer, volviste a plañir múltiples ocasiones. Lloraste al notar que solamente era con la capacidad de levantarse. Lo hiciste desconsoladamente la noche anterior a que viniese el veterinario, en el momento en que te dije que el primer día de la semana le ayudaríamos a partir. Aquella mañana fuiste a la escuela, tras despedirte, entre lágrimas.

elefante

Pérdida de mascotas: sugerencias para guiarte a aguantar la situación

  • Está bien estar triste: posiblemente tu hijo se sienta incómodo con las conmuevas sintiendo y busque tu aceptación. Da un espacio confiable que le deje expresar su sentimiento.

Defensa de los animales y defensa del medioambiente

Proteger especies, como proteger ecosistemas, no es exactamente lo mismo que proteger a los animales que viven en este ecosistema. Las campañas en defensa del medioambiente detallan en ocasiones animales víctimas de daños ecológicos. Esto puede hacernos meditar que un movimiento ecologista protege a todos estos animales como individuos. No obstante, no es de esta manera. Es suficiente con ver el contenido a este género de campañas para poder ver que su mensaje se enfoca en globalidades como las especies, no en los individuos sintientes, con independencia del papel que tengan en un ecosistema.

Una manera de comprender bien la diferencia entre la defensa de los animales y el ecologismo es imaginar ocasiones probables en el planeta, una historia viable. En el momento de valorar lo buena o mala que es esta situación, desde la defensa de los animales y desde el ecologismo se tendrían criterios muy dispares. Desde la defensa de los animales se estudiaría cuál es el cómputo de padecimiento y disfrute de los seres sentintes que viven en esa situación. En cambio, desde el ecologismo se valoraría si se conservan a ciertas entidades no sentintes o no, como los ecosistemas o las especies, si bien esta situación pudiese ser bastante peor para los seres sentintes damnificados.

Deja un comentario