bisontes caballos y mascotas que acompañan a los indios

Animales simbólicos entre los indios Pueblo Se conoce como Pueblo ciertas etnias nativas estadounidenses que ocuparon la llamada zona de las 4 Esquinas (la cruz donde limitan Utah al norte- oeste, Rojo en el nordeste, Nuevo México en el sureste y Arizona en el suroeste). En su tiempo, se llamaron como «Anasazi» por fallo, debido al vocablo navajo que los obreros que estaban conociendo los restos arqueológicos usaron para designarlos, y que en ese idioma significa «contrincantes» o «viejos contrincantes» . En este trabajo, se denominarán Pueblo Ancestrales, si mencionan a esta cultura desaparecida, y Pueblo recientes, o sencillamente Pueblo, a sus descendientes culturales en la actualidad.

 Afirma Clews Parson (1939) que prácticamente cualquier espíritu o deidad puede ser representado como una kachina, si se edita con la máscara y los elementos simbólicos apropiados. La kachina, ya que, no es el danzante, no es el chamán en la liturgia o en el baile, pero la kachina está allí pues es capaz, si la liturgia marcha bien y cada integrante cumple con su papel, de «encarnar», se hace presente por medio de la gran maquinaria espiritual de la liturgia.

Tierra salvaje. Robert Olmstead. Hermida editores. Traducción de José Luis Piquero

Terra salvatge es una novela sobre los cazadores de bisontes, sobre la épica de estos hombres y mujeres solitarios, de vidas desoladas, que se lanzaban a las considerables llanuras del medio oeste para apresar, sin reposo, en las considerables manadas de bisontes que pastaban en aquellas tierras. El paisaje es inmenso, azotado por tormentas pavorosas, un espacio inalcanzable, plagado de lobos y víboras, en el que todo peligro supone una muerte instantánea.

gato

Hombres como los que se describen en este parágrafo: «Michel examinó a conciencia a los hombres. En esos tiempos de cosechas perdidas había varios apabullados por hipotecas que no podían abonar y que aún de este modo no deseaban aventurarse a ir al sur y atravesar la línea fallecida para internarse en territorio comanche. En vez de ellos, estos eran los hombres que ella había contratado, y cada uno de ellos tenía su crónica, y no buenísima. Eran campesinos sin tierra, indigentes traídos por el viento de las situaciones (…) Eran hombres de ninguna parte, sin hogar, sin relaciones, sin el anhelo de algo que jamás fue. Jamás volverían a fallecer por una tierra». Por el hecho de que varios son ex- combatientes de la guerra civil estadounidense. Ciertos aún visten las libreas del ejército del sur. Todo el planeta tiene lesiones, cicatrices, mutilaciones de esta guerra fratricida. En el cosmos de Tierra salvaje, todos son animales susceptibles de ser cazados, las bestias y los humanos.

Deja un comentario