ahora entiendo lo triste cuando sales y dejas tu mascota

El perro pertence a los animales mucho más sociales de la naturaleza y el hecho de vivir en manada no es una al azar, sino más bien una necesidad. En el momento en que el perro familiar convive con una familia ve de qué forma frecuentemente esta manada de la que forma parte se marcha dejándole en completa soledad ocasionando ocasiones de angustia, aburrimiento, agobio, inquietud, ansiedad, etcétera.

Lo mismo sucede con los perros en una guardería. Observemos por qué razón:

    • Actividad física, juegos y socialización: Entre semana con nosotros nuestro peludo probablemente sale por la mañana, por la tarde y durante la noche a llevar a cabo pipí, y de paso algo actividad. En cambio, en la guardería, el peludo está en ocupaciones todo el tiempo, entre 7 am y 6 pm cada día; en verdad, si no están en una actividad apuntada, siempre y en todo momento probablemente halla un peludo mucho más juguetón que alienta al caos.
    • La hora de reposar: Un perro de media duerme 16 horas cada día, en nuestra casa muy cómodo sin más ni más afecciones que la aspiradora o los electrodomésticos que hacen estruendos. En la guardería, de 24 h 12 están en ocupaciones o socialización y duermen al lado de otros perros que tienen la posibilidad de ladrar o roncar durante la noche y precisamente no va a ser igualmente cómodo que nuestra cama.
    • La hora del almuerzo: Nuestro peludo está habituado a una ración de comida que va juntos con la actividad física de la rutina en el hogar. No obstante en la guardería, va a estar con mucho más actividad física, o sea quemando mucho más energía pero con exactamente la misma ración o algo mucho más de la habituada.
    • Estado anímico inicial: Si nuestro peludo es muy permitido y muy apegado a nosotros, los 2 o 3 primeros días, va a estar un tanto triste, nos va a estar extrañando y se puede sentir descuidado. Comunmente esto sucede en el momento en que se da cuenta, como los pequeños en su primer día de instituto, que hay otros perros con los que jugar y que puede ser realmente entretenido ser parte de una manada canina. Esto no sucede a todos y cada uno de los perros, ciertos aun sobrepasan esta etapa en cuestión de horas, y otros por contra les toma algo mucho más de tiempo.
    • Estado anímico final: De la misma los pequeños en el momento en que los sacas de la piñata antes que concluya, los perros desean continuar jugando y gozando del lugar al aire libre y de los otros perros. Esto no significa que no nos extrañen, solo están en un espacio que les divierte. De ahí que ciertos perros en el momento en que llegan a casa tienen la posibilidad de parecer decaídos o tristes.
  • Actividad física, juegos y socialización: Entre semana con nosotros nuestro peludo probablemente sale por la mañana, por la tarde y durante la noche a llevar a cabo pipí, y de paso algo de actividad. En cambio, en la guardería, el peludo está en ocupaciones regularmente, entre 7 am y 6 pm cada día; en verdad, si no están en una actividad apuntada, siempre y en todo momento probablemente halla un peludo mucho más juguetón que alienta al caos.
  • La hora de reposar: Un perro de media duerme 16 horas cada día, en nuestra casa muy cómodo sin más ni más afecciones que la aspiradora o los electrodomésticos que hacen estruendos. En la guardería, de 24 h 12 están en ocupaciones o socialización y duermen al lado de otros perros que tienen la posibilidad de ladrar o roncar durante la noche y precisamente no va a ser igualmente cómodo que nuestra cama.
  • La hora del almuerzo: Nuestro peludo está habituado a una ración de comida que va juntos con la actividad física de la rutina en el hogar. No obstante en la guardería, va a estar con mucho más actividad física, esto es quemando mucho más energía pero con exactamente la misma ración o algo mucho más de la habituada.
  • Estado anímico inicial: Si nuestro peludo es muy permitido y muy apegado a nosotros, los 2 o 3 primeros días, va a estar un tanto triste, nos va a estar extrañando y se puede sentir descuidado. Comunmente esto sucede en el momento en que se da cuenta, como los pequeños en su primer día de instituto, que hay otros perros con los que jugar y que puede ser realmente entretenido ser parte de una manada canina. Esto no sucede a todos y cada uno de los perros, ciertos aun sobrepasan esta etapa en cuestión de horas, y otros por contra les toma algo mucho más de tiempo.
  • Estado anímico final: Exactamente la misma los pequeños en el momento en que los sacas de la piñata antes que finalice, los perros desean continuar jugando y gozando del lugar al aire libre y de los otros perros. Esto no significa que no nos extrañen, solo están en un espacio que les divierte. De ahí que ciertos perros en el momento en que llegan a casa tienen la posibilidad de parecer decaídos o tristes.

¿Los perros son siendo conscientes de cuánto tiempo los dejamos solos?

En esta prueba no se ha podido corroborar si los perros tienen exactamente la misma percepción como los humanos, del paso del tiempo. O sea, podía apreciarse una diferencia entre dejarlos 30 minutos y 2 horas. No obstante, si un perro pasaba mucho más tiempo solo, el cambio de accionar en el momento en que su amo llegaba a casa era poco importante.

Esto es, tenemos la posibilidad de decir que los perros nos extrañan, pero quizás ignoran el tiempo que pasamos fuera. Por ellos podría ser indiferente si salimos 2 horas o 5 días.

Perro que padece en el momento en que se queda solo en el hogar

En ocasiones, un perro que antes se quedaba solo en el hogar sin inconveniente, a la vuelta de las vacaciones semeja alterarse toda vez que los dueños se marchan. Se debe tener bastante precaución con esto por el hecho de que, si la situación no se administra apropiadamente, puede transformarse en el comienzo de un inconveniente grave popular como trastorno de ansiedad por separación.

Este trastorno es parcialmente recurrente en perros y ciertos de sus síntomas mucho más evidentes son:

– Juguetes de peluche

peluche acompañante idóneo para perros relajados y para perros chiquitos en el momento en que están solos en el hogar.

Deja un comentario